miércoles, 28 de enero de 2009

Solo uno más de todos los demás

Uno más de sus personajes. No sólo a los que él ha dado vida, es también todos aquellos que lo llevaron por ese camino. Unos más reales que otros. Unos que pasaron por su vida y otros que nunca sabrán lo que significaron para él. De una forma u otra, todos lo formaron. Y más que eso, él se convirtió en todos y así, por ende, en ninguno de ellos a la vez. Cómo habría podido ser todos ellos aunque fueran tan parecidos. Aunque todos hayan tenido la misma fucked up life, jamás uno igual que el otro. Jamás uno podría ser al mismo tiempo que el otro. Pero eso nadie se lo advirtió y los tomó a todos. ¿Significaría eso que se convirtió también en todos los demás escritores que creando personajes formaron su vida? Le dolería pensar que así fue. Así que nunca lo vio de esa forma. Evadiéndose a sí mismo fue como logró sobrevivir a casi cada etapa de su nada aprovechada vida. Es probable que aunque hubiera escogido a sólo uno, al mejor de ellos, todo hubiera terminado igual. Todos algo jodido debían tener para ser los escogidos. Ser él mismo, tal vez habría resultado mejor. Pero ¿cómo saber quien eres, si no lo que resulta de todo lo que pasó por tu vida, frente a tus ojos y atrajo tu atención lo suficiente como para que consideraras imitarlo? Seguro todo esto no lo decidió. Seguro al principio no le quedó de otra, y al crecer y notar tu desorden, comenzó a elegir. Sin que eso significara que saldría mejor. Y seguro aún peor.

Así se dedujo que esa inestabilidad en su mente, esa inquietud en sus decisión, la trajo consigo la indecisión de quién sería. El momento de elegir quién queremos ser nos llega a todos. Unos lo retrasan demasiado, hasta comprobar la mierda que la falta de decisión puede traer. Otros, justo a tiempo. Lo que lo arruinó a él, fue eso. La fascinación por el juego de personalidades, la inmadurez y su mente creativa sin control.

Ella tendría que venir por él y sacarlo de ahí. De si. 

6 comentarios:

Herblay dijo...

"El momento de elegir quién queremos ser nos llega a todos". En esas estamos, sí señor. Elegir. El mayor miedo no es tanto acertar, como decidirse a tiempo. Cuando la oportunidad pasa, pasó. Al menos eso pensaba hasta hace unos meses. Ahora veo que la vida, a veces, te obliga a elegir otros caminos pero al final se pone tremenda y nos lleva a cruzarnos con lo que un día no vimos, no supimos ver, no quisimos ver. Y entonces llega la felicidad que ya no esperabas...

Me gusta lo que escribes, me gusta cómo escribes. Un sitio interesante el tuyo...

ella dijo...

juan pablo, mil caretas para el mismo personaje, historias de amor de locura y de muerte que marcan a fuego al actor de la vida, mil caretas y un solo corazon, mil caminos, carreteras y oficios, ella tendria que venir y sacarlo de alli.

exelente, gracias por el castellano.

saludos

CAS dijo...

Totalmente. Ella, la novia de Pirandello, o su amante, amiga, madre,ha de venir a salvarlo y tal vez esa salvación sea hasta la más vil y encantadora porqué no creación de ese mismo autor....

vos no te das una idea lo que me conmovio eso... Gracias Juan Pablo.

Mariana La LokA dijo...

tu escrito me recordo a una frase de Freud " EL enamoramiento es la perdida del YO" recordemos que el yo es el mediador entre los instintos y lo moral .. ¡¡¡ me encanto ¡¡

aqui seguiremos....

Juan Pablo dijo...

Como única vez, responderé: Freud tiene razón, Lo contrario al Super yo, sería el ello. Ese es el bueno. Sé que no es lo que le hace falta al mundo, pero en cosas como los sentimientos, si. Si el Yo pretende controlarlo con su parte moral, habrá que mandarlo a la verga. Lo vives o no. Así y nada más.

CAS dijo...

jajaja...me mató ese modismo¨habrá que mandarlo a la verga¨prometo usarlo en mis clases de primera y segunda tópica freudiana. Juan, tampoco creo en el destino en lo rotundo, en lo absoluto. durante muchos años repeti teorias acerca de que todo estaba determinado, de que nada era casual sino causal y está bueno porque esas teorías nos hacen hacedores (fálicos) de nuestro devenir, de nuestra historia. hoy estando un poco bastante más vieja supongo que hay una gran parte de nuestra historia que depende de la autogestión que nosostros mismos le demos, y otra porción de la misma que escapa a todo tipo de control nuestro, digo, que escapa a la voluntad de lo que habríamos deseado para nuestro libro de la vida. ésta última supongo, la parte que decide por nosotros, la que nos hace perder protagonismo y libertad en cuanto a la inscripción de nuestra propia historia es, supongo la parte de aquél destino que, como bien decís...habría que mandarlo a la verga unas cuántas veces y...y otras no si pensamos bien creo.habríamos más de una vez que de estarle agradecidos al destino supongo pero ¡no se lo digas!se va a agrandar el muy condenado... y como de autogestión y de destino la historia de la vida está hecha para mi, contame por favor como es que sigue esta historia Pirandellesca que tanto me fascino. Vendra ella a rescatarlo? quién es ella? seguira la historia? lo dejo en tus manos, no vaya a ser cosa que venga el destino y nos gane la jugada... Saludos bien Argentinos!
P.D: alla se dice algo así como guey o buey no? me gusta ese modismo sin saber qué significa podés creer? Vayamos entonces encontrando los modos entre las tierras madres jodér!