miércoles, 21 de octubre de 2009

Cuando la gravedad determina tu tiempo de vida

Y arroja una moneda al aire... lo que pase después de eso, así se quedará.

"Empiezas tu vida, pasan unos años, los primeros y ya tienes cierta consciencia de lo que puede ser tu vida; pronto yo tuve mi hipótesis. Te limitas un poco, te impulsas otro poco por otra parte y listo, ahí estás, tú y tus oportunidades de ser feliz. Pierdes unas cosas que nunca debiste perder; ganas menos de lo que merecías y ¡Bam! Te encuentras en donde nunca siquiera podías imaginar. Siempre escuché decir a la gente que la vida daba vueltas, que no la podías detener; supongo que terminó siendo cierto. ¿Cómo termine aquí? La verdad es que hay dos respuestas que podría dar y nada más: es una larga historia, o; no tengo idea. Como sea, ahora no importa, a menos que saliera de esta y me dedicara a dar seminarios de `cómo llegar a donde nunca imaginaste, sin que esto signifique algo bueno´. El título por sí solo es malo. En un momento tienes diez años pidiéndole a una niña que sea tu novia, te rechaza, y al siguiente tu vida se demorona, manejas mal la situación y estás a tres segundos de perderlo todo. Una buena razón para odiar tu vida o autocompadecerte y está listo; es todo lo que necesitas... Así que, ¿Qué voy a hacer si salgo de esta? Una moneda no tarda tanto en caer..."

2 comentarios:

Trini Salamanca dijo...

Felicidades. Me gusta como escribes, eres capaz de despetar sensaciones con cada palabra. felicidades.

entreratoyratorelato.wordpress.com

Elisa dijo...

Hermoso! no tengo mas palabras ademas de que describes excelente. Realmente la vida es muy corta, y dura menos que la moneda al tocar el suelo :3
Pasate por nuestro blog!
www.undiariodeatres.blogspot.com